Menu
RSS

La magia e intimidad del parto en casa

Foto de Be-a-woman.com Foto de Be-a-woman.com

Con el fin de resguardar un nacimiento natural, humanizado, respetuoso y defender el derecho de las mujeres a parir donde ellas lo deseen, nace en el año 2013 Maternas Chile, agrupación de matronas que busca proteger la opción de dar a luz en casa bajo la asistencia profesional con un equipo capacitado, con experiencia y organizado en la asistencia materna y neonatal, siendo un apoyo real para las familias que así lo deseen.

Desde el 2016, Maternas Chile es una Asociación Gremial legal con personalidad jurídica conformada por 27 matronas, que hasta hoy va en aumento, ingresando profesionales que buscan apoyo, contención y capacitación en la materia.

Desde su creación, Maternas Chile ha registrado 450 partos y con un número importante de resultados exitosos. De ellos, el 96,7% han sido partos vaginales, el 0,4% con fórceps y 2,9% han finalizado en cesárea.

Requisitos y contraindicaciones

Muchos no lo saben, pero el hecho de dar a luz y disfrutar los primeros segundos de la vida extrauterina, resultan únicos e irrepetibles, pero a pesar de los avances de la medicina y de la modernización de los centros asistenciales, algunos padres privilegian la intimidad y tranquilidad para la llegada de sus hijos en el hogar.

En relación a lo anterior, existen una serie de requisitos para que una mujer pueda optar a un parto en casa: Ser saludable, tener una evolución normal de la gestación, controles prenatales adecuados, al menos 4 con la matrona que acompañará el parto en casa, que el bebe sea sano,  que los exámenes de laboratorio sean normales (1°, 2° y 3° trimestre), ecografías al día, que la gestación se encuentre entre 37 y 41+6 semanas, feto único en presentación cefálica (de cabeza), que pese entre 2500 y 4000 grs. (entre percentil 10 y 90),  que se haya realizado el cultivo de streptococo B – hemolítico entre las 35 y 37 semanas, que los padres sean mayores de edad y, finalmente, que el domicilio reúna las condiciones adecuadas (servicios básicos, accesos, distancia).

De la misma forma, existen restricciones absolutas, con las cuales una futura madre, no podría optar a este procedimiento, ya que pondría en riesgo su vida y la de su hijo: Patología materna previa severa (cardíaca, renal, respiratoria, psiquiátrica, infecciosas, etc.), patología del embarazo (Pre-eclampsia, diabetes gestacional descompensada, colestasia, prematurez, malformaciones fetales, placenta previa, polihidroamnios, oligoamnios, restricción del crecimiento fetal, anemia moderada), embarazo múltiple, 2 cicatriz de cesáreas, domicilio inadecuado para el parto, hábitos nocivos (alcohol, drogas), mal estado nutricional de la madre (IMC mayor a 40 o menor a 18), presentación no cefálica y meconio anteparto o en el trabajo de parto.

Además, existen restricciones relativas, ya que si están controladas, una mujer podría optar a un parto en casa, como por ejemplo: Diabetes gestacional tratada con dieta, hipotiroidismo compensado en tratamiento, anemia leve, entre otras, las cuales deben ser evaluadas por la matrona tratante.

El plan B en caso de emergencia

En el caso que la madre cumpla con todos los requisitos para su parto en casa, siempre hay que estar atento a una posible emergencia, por lo que el “Plan B”, siempre debe estar listo para ser ejecutado.

La matrona coordina al equipo médico de apoyo, que se realiza un preingreso en la clínica escogida, pero uno de los requisitos fundamentales del parto en casa, es que la vivienda se encuentre a menos de media hora de distancia de un centro asistencial, ya que de esta forma, una parturienta podría ser trasladada oportunamente.

Algunos de estos casos son: si existe una rotura prematura de membranas sin comienzo del parto antes de 18 horas, no progreso de la dilatación, falla en el descenso del bebé por el canal de parto, líquido amniótico con meconio o muy escaso, riesgo de pérdida del bienestar fetal o sufrimiento fetal, hemorragia materna durante el trabajo de parto o posparto, retención de placenta, intolerancia al dolor y complicaciones del recién nacido.

Del total de sus atenciones, Maternas Chile, ha tenido solo un 10,6% de traslado a servicios asistenciales en caso de urgencias en partos planificados. Porcentaje similar a países europeos.

Legalidad del proceso

La ley chilena  faculta a las matronas y médicos a asistir partos, de acuerdo a lo que indica el Código Sanitario (artículo 117) y en el caso que exista otra persona que no cumpla con los requisitos y estudios universitarios, se estaría incurriendo en un ejercicio ilegal de la profesión y cometiendo un delito.

Debido a la alternativa de parir en casa, han surgido otras personas que, encantadas del nacimiento, han querido ayudar o asistir un parto. Sin embargo, al no contar con el título profesional, la preparación ni experiencia necesaria exigida para reaccionar ante una emergencia, como por ejemplo detectar una complicación o saber cuándo trasladar a la madre a un servicio asistencial, estas personas, solo pueden acompañar a la parturienta entregándole técnicas de alivio del dolor pero no asumir la asistencia de éste.

Es por esto y en relación a las últimas noticias en torno al parto en casa que, como Maternas Chile AG, queremos enfatizar que favorecemos y resguardamos  la atención profesional del parto y nacimiento en casa planificado y bajo estándares de calidad en la atención, utilizando protocolos de atención que incluyen los criterios de inclusión de las mujeres que pueden parir en casa, traslados en casos de urgencias, manejo del trabajo de parto y atención del recién nacido, basados en la evidencia científica, protocolos internacionales y en la experiencia nacional.

La lucha normativa y de políticas públicas por el parto en casa

Actualmente en Chile el parto en casa no está normado ni avalado por el Ministerio de Salud, y por ende no está cubierto por el seguro público de salud (Fonasa), a diferencia de los privados que ya en algunas Isapres están reembolsando la atención.

Frente a este escenario, Maternas Chile, ha intentado poner el tema sobre la mesa ante diferentes instancias para trabajar en este tipo de atención considerándolo como un Derecho Reproductivo de la Mujer Gestante Sana.

En Holanda, Reino Unido, Canadá y Dinamarca, el parto en casa está cubierto por los sistemas de salud, protocolizado y organizado dentro del sistema público.

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.