Menu
RSS

¿Cómo legalizar el cambio de sexo en niños pequeños?

¿Cómo legalizar el cambio de sexo en niños pequeños?

En esta sociedad mundialista donde se ha establecido una forma de pensamiento hegemónico, la cual carece de trascendencia y sustento valórico, con una total confusión y un extremo relativismo en todo orden de temas, como el distinguir claramente entre el bien y el mal, o la verdad de la mentira, es posible implementar de manera muy exitosa una técnica que permite cambiar cualquier actitud por más popular que sea hacia el polo opuesto considerado como totalmente inaceptable.

Esta técnica se llama 'la ventana Overton' y consiste en una metódica secuencia de acciones concretas que persiguen el fin de conseguir el resultado deseado.

La ventana Overton, podría servir para legalizar la eutanasia, la adopción de niños por parejas del mismo sexo, el uso de vientres de alquiler como negocio, o incluso el aborto libre. En este artículo intentaremos desarrollar el ejemplo de legalizar el cambio de sexo en niños pequeños, quienes obviamente no han formado su propio criterio aun como para comprender las consecuencias físicas y psicológicas de esta intervención hormonal y quirúrgica.

La técnica contempla 5 estadios:

IMPENSABLE > RADICAL > ACEPTABLE > SENSATO > POPULARPOLÍTICO

Etapa número uno: de lo impensable a lo radical

Actualmente en Chile, la cuestión de la legalización del cambio de sexo en niños pequeños se encuentra en una etapa bastante avanzada dentro de los 5 estadios de la 'ventana de Overton’, de hecho, hace unos pocos días la presidenta Bachelet anunció la suma urgencia que tiene su proyecto de ley de Identidad de Género en el congreso. Sin embargo, esta nota servirá para comprender como fue que la sociedad chilena se trasladó desde lo que se consideró como un fenómeno absurdo e impensable, un tabú, a estar a punto de ser ley de la república.

Una forma utilizada para alterar la percepción de que es un grave error mutilar los genitales de un niño enfermo psicológicamente y condenarlo a un tratamiento farmacológico de por vida, se puede, amparándose en la libertad de expresión, trasladando la iniciativa a la esfera científica, pues para los científicos normalmente no hay temas tabú. Por lo tanto, es posible crear comisiones de “género” y diversidad sexual en las Universidades, en el Gobierno, el Senado y en organizaciones emblemáticas como el Colegio de Psicólogos, para discutir la historia del tema de la transexualidad infantil y obtener declaraciones autorizadas sobre el tema, garantizando así la transición de la actitud negativa e intransigente de la sociedad a una actitud más positiva.

Simultáneamente, hay que visibilizar algún caso que posea los dos sexos en el mismo individuo, aun cuando existan en una proporción en extremo aislada, los que serán citados por los medios de comunicación. Como resultado de la primera etapa de Overton, el tabú desaparece y el tema impensable comienza a discutirse.

Etapa número dos: de lo radical a lo aceptable 

En esta etapa, hay que seguir citando a los científicos, argumentando que uno no puede blindarse a tener conocimientos sobre el cambio de sexo en niños pequeños, ya que si alguna persona se niega a hablar de ello será considerado un hipócrita retrógrado intolerante. 

Al condenar la intolerancia, también es necesario crear un eufemismo para el propio fenómeno así disociar la esencia de la cuestión de su denominación, separar las palabras de su significado. Así, la mutilación genital de un infante se convierte en ‘cambio de sexo’, y posteriormente en 'cirugía de reasignación sexual’.

Etapa número tres: de lo aceptable a lo sensato

Para esa etapa, es importante promover ideas como las siguientes: "vivir atrapado en un cuerpo equivocado", "se nace así, no se hace" o "la identidad sexual es una construcción social".

Los adversarios reales a esos conceptos, es decir, la gente de a pie que no quiere ser indiferente al problema, intencionadamente se convierten para la opinión pública en enemigos radicales cuyo papel es representar la imagen de enfermos morales, ignorantes, homofóbicos, transfóbicos, oponentes agresivos de ultra derecha, fanáticos religiosos, promotores del odio.

Expertos y periodistas en esta etapa demuestran que durante la historia de la humanidad siempre hubo niños que se sentían identificados con el sexo opuesto, que incluso esto ocurre en la fauna animal, y que eso es algo normal.  

Etapa número cuatro: de lo sensato a lo popular

Los medios de comunicación, con la ayuda de personas conocidas y políticos, ya hablan abiertamente de la cirugía de reasignación sexual en niños pequeños. Este fenómeno empieza a aparecer en los programas de televisión, documentales, películas, letras de canciones populares y videos.  

Para justificar a los partidarios de la legalización del fenómeno se puede instalar una emocionalidad prefabricada en la opinión pública, que dicte que todas las ideas que provengan de este sector son buenas per se.  Al presentarlos como víctimas de una sociedad intolerante.

Etapa número cinco: de lo popular a lo político

Esta categoría supone ya empezar a preparar la legislación para legalizar la reasignación de sexo, incluso en contra de la venia de sus padres, quienes serán mencionados no como padres sino que como tutores. Los grupos de presión se consolidan en el poder y publican encuestas falsas que confirman un alto porcentaje de partidarios de la legalización de la mutilación genital de niños pequeños y la condena a depender de los productos farmacológicos que ofrece el mercado para el tratamiento hormonal, así maquillar del sexo opuesto lo antes posible a las infortunadas víctimas de este gran sin sentido. En la conciencia pública se establece un nuevo dogma: "Los tratamientos psicológicos y psiquiátricos individuales y familiares que busquen corregir la disforia de género en niños están prohibidos." 

Esta es una técnica típica y muy efectiva utilizada por el liberalismo, funciona gracias a la tolerancia del público que al ver solo pequeños pasos sucesivos no logran advertir que hay detrás como para reaccionar antes de que el daño ya está hecho. Durante la última etapa del 'movimiento de las ventanas' de Overton de lo popular a lo político, se entiende que la sociedad ya ha sufrido una ruptura, pues las normas de la existencia humana han sido destruidas con la adopción de las nuevas leyes. 

Síguenos en facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.