Menu

¿Qué debe tener en cuenta al hacerse un examen radiológico?

¿Qué debe tener en cuenta al hacerse un examen radiológico?

Existen distintas medidas de protección para realizar los exámenes radiológicos de modo que sea un procedimiento seguro, pero como pacientes muchas veces no estamos informados sobre los protocolos que debemos seguir en este tipo de intervenciones.

Diariamente estamos expuestos a distintas fuentes de radiación ionizante, algunas provienen de fuentes naturales (suelo, agua, vegetales, etc) y otras son productos de los exámenes radiológicos que utilizan rayos X.

Sin embargo, en todos estos casos hay que tener presente que “la radiación no es inocua y produce un efecto físico y químico en las personas”. Así lo afirma Magdalena Suárez, académica de la carrera de Tecnología Médica de la U. San Sebastián (USS) y secretaria de la Sociedad Chilena de Protección Radiológica.

Por eso es importante que la realización de estos exámenes sea la adecuada, es decir, que estén prescritos por un médico, que la persona que lo realice sea un profesional de la salud certificado y que los centros donde se realizan este tipo de procedimientos cumplan con protocolos de seguridad radiológica.

Desde 1928 existe la Comisión Internacional de Protección Radiológica (CIPR), organismo que se ocupa de promover y recomendar acciones que ayuden a proteger a las personas de las radiaciones ionizantes, no sólo para los pacientes, sino también para quienes trabajan con ellas. En Chile contamos con entes reguladores como son la Comisión Chilena de Energía Nuclear, los Seremis de salud respectivos y el Instituto de Salud Pública los que velan por que se cumplan las medidas de seguridad y certificación de los lugares donde se realizan estos exámenes para seguridad de los usuarios y trabajadores.

La especialista en radiología y física médica dice que “cómo usuarios o pacientes no tenemos mucha noción de esto y el tema de fondo es de qué nos tenemos que informar”.

La profesora Suárez plantea que las tres reglas más importantes en la Protección Radiológica son: la justificación médica para que las personas se expongan a un determinado examen radiológico, es decir que el paciente reciba un beneficio al someterse al examen ya que se obtendrá información diagnóstica para su tratamiento. A esto se agrega la importancia de que sea realizado por un profesional que utilice la tecnología y cuidados propios, para que la persona reciba la menor dosis de radiación posible en la toma de exámenes logrando un óptimo resultado. Esto es lo que se conoce como ALARA, que en términos de seguridad radiológica significa un nivel de radiación “tan bajo como sea razonablemente alcanzable”

La tecnóloga médica indica que en nuestro país se cumplen con estas dos recomendaciones en la mayoría de los casos, pero aún falta la tercera que corresponde a establecer los valores de dosis para los exámenes, tarea que se encuentra pendiente en los países de la región.

En otros países como Estados Unidos, “a uno le dicen que se tomó por ejemplo una radiografía de columna lumbar y la dosis estimada de radiación en este examen es de un número X”, acota Suárez, dato que es importante conocer a lo largo de la vida sobretodo en pacientes que se someten a estudios regulares.

Con respecto a exámenes de chequeo o pesquisa, la académica sostiene que es posible seleccionar a las personas que deban someterse a estos procedimientos agrupándolas según factores de riesgo, antecedentes familiares, morbilidad de base, entre otros aspectos. Pone como ejemplo el caso de la mamografía donde “Se recomienda en general que todas las mujeres de 40 años y más se sometan a una mamografía una vez al año para detectar si existe o no cáncer de mama. Lo ideal sería poder seleccionar a aquellas mujeres que deben hacerse el examen este año y quienes el año subsiguiente”, explica.

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.