Menu

Psicología y Pandemia

Psicología y Pandemia

Lo que la Pandemia exhibe descarnadamente

¿Quién va a negar que el mundo psicológico,  pensamientos, propósitos, voluntad, estados de ánimo y  conflictos  son  esenciales en la definición del ser humano?

Pero no es así como lo consideran  las cúpulas que gobiernan muchos países,  entre ellos el nuestro, donde la salud psicológica de la población no está considerada como de primera necesidad, ni de segunda. La salud psicológica, viene a ser en general,  un artículo de lujo que pueden pagar personas privilegiadas que tienen el dinero y el tiempo para obtener este necesario tipo de servicios que contribuyen  a mejorar aún más,  su calidad de vida.

Pero para las personas que no son tan afortunadas, donde las dificultades en la vida diaria les producen un estrés continuo, cansancio crónico, estados ansiosos de diversas índoles, depresiones y que repercuten, además, penosamente en su vida familiar y social. Para ellos no hay escapatoria, ni alivio a sus urgencias. Con horarios laborales, generalmente muy recargados, que no les permiten las largas esperas en  servicios públicos de Salud Mental  para atenciones difíciles de conseguir,  meses de dilación, número muy limitado y tiempo corto de sesión. Por supuestos que los resultados, en esas condiciones, no pueden ser más que magros.  Los no privilegiados, es decir gran parte de la población, no se les facilita la salud psicológica, recibiendo los efectos nocivos producido por su carencia.

Combatiendo la Pandemia

En  países europeos,  cuya población es homogéneamente culta,  las medidas se han podido seguir,  con los inconvenientes del caso, pero todo factible. Medidas orientadas al buen resguardo de los distintos sectores para que nadie quede excluido y así  reciban el apoyo correspondiente para mantenerse en condiciones aceptables.

En Chile y otros países latinoamericanos, en los sectores medio alto y alto (con estándares  semejantes a los europeos), la pandemia, indudablemente, les ha acarreado innumerables  consecuencias en los negocios,  cambios de rubros, actividades recreativas “out”,  suspensión de viajes y paseos. Pero, en general, pueden seguir, sin grandes problemas,  las condiciones de confinamiento, permaneciendo en sus casas bien abastecidos, con una mayor vida familiar, buenas atenciones en salud física y psicológica. También, descubrir actividades interesantes  desde sus sistemas informáticos que le permiten obtener abundante información y estar en contacto con todo el mundo.

Realmente las medidas no los aíslan demasiado y pueden continuar con sus formas de vida, realizando, desde luego, ajustes  en ellas.

Modelos Equivocados

Otra cosa es en el pueblo, donde las diferencias sociales  son abismales. Es asombroso, por no decir cruel, que se impongan medidas al estilo europeo a gente que no puede seguirlas y se penalice esa imposibilidad con castigos de diversa índole, multas que no pueden pagar o cárcel. No se puede restringir más aún a aquellos que tienen frío y hambre.

Pareciera ser que estas medidas son una burla despiadada para una población tremendamente necesitada, tan lejos  de los pudientes y cultos europeos y de las clases privilegiada de los respectivos países. Es poner al pueblo entre la espada y la pared.

La pobreza alimento de la pandemia

Cuando sucede una magna desgracia como esta pandemia se evidencia descarnadamente el  desvalimiento de los necesitados y malos tratos “legales” a los que se les somete. Son una  carga para la cúpula gobernante y su mirada se aparta de ellos

En este abandono en que se encuentran,  buscan una salida con desesperación. La pandemia es un azote y las pocas  ventajas de sobrevivencia que  habían conseguido, se les escapan de las manos. Los  problemas psicológicos cunden, dolor, frustración, enojo y violencia. Las medidas restrictivas los obligan a confinarse en sus  viviendas donde todo escasea y no hay más explicaciones que darle a los niños que un grito o un golpe.

Pandemias, Campañas y Recursos

No sabemos aún si esta campaña “contra” la pandemia está teniendo buenos resultados, lo que sí sabemos es que se ha  hecho una campaña a gran escala, comprometiendo a todos los sectores de la población, productivos, administrativos, educacionales, redes de comunicación, etc. Esta enorme, completa y compleja campaña, muestra que cuando hay un interés vital, el gobierno es capaz de organizarse  y a toda la ciudadanía. Es decir, existen los recursos financieros y de organización  de un país como para superar o al menos frenar una situación tan nefasta.

Pandemia Pobreza. No cerrarnos los ojos

Hay un fenómeno estrechamente relacionado con el control del virus, otra   Pandemia, la pobreza. Existiendo esta, difícilmente se puede controlar la otra en forma eficiente.

La pobreza es un caldo de cultivo de muchos males. En este ambiente de privaciones de la población, no hay posibilidad de control, más que mejorando sus condiciones de vida. El completo y enorme despliegue de recursos que se ha ocupado en combatir el Covid 19 ha mostrado que de igual forma se podría hacer una Campaña Nacional Combatir Pobreza, que es la más perseverante y destructora pandemia. Solo así vamos a lograr tener una población más cooperadora, más saludable física y psicológicamente. Pero eso tienen que entenderlo las cúpulas gobernantes cuyos compromisos políticos-económicos los hacen desinteresarse de esta dura realidad.

María Eugenia Astorga Lira

Psicóloga Clínica UC

Master U. Wisconsin Usa

Ex Directora del Colegio de Psicólogos de Chile

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.