Menu

Los horrores de la educación pública

Los horrores de la educación pública

Sr. Director:

En forma breve resumiré las pésimas leyes en educación para elegir cargos de Directores elaboradas por toda la clase política. El año 2011 Lavín, como Ministro de Educación, impulsó la ley 20.501 de calidad de la educación y se crean los cargos de confianza en los equipos directivos de establecimientos educacionales. El alcalde puede elegir de una terna o quina a su Director “de confianza” (por religión o política generalmente) pero no al mejor, para lograr el objetivo, entre la evaluación psicolaboral y entrevista de comisión, se adulteran o falsean, al parecer, las evaluaciones para incorporar en la nómina propuesta para el Alcalde al “elegible” y con ello se ha creado una elite que puede postular al cargo de Director porque tiene una “prioridad política” para el cargo. Antes se debía elegir al mejor, ahora se puede elegir al peor que pasó en forma fraudulenta. De ahí en adelante los equipos directivos (Inspectores Generales y Jefes de UTP) pasan a ser de confianza del Director de turno y, generalmente, no sirven los perfeccionamientos, experiencia, los méritos, ni la formación de quienes detenten esos cargos. Los directores pueden nombrarlos por el hecho de ser “de su confianza”. Los docentes deben evaluarse y la evaluación es un requisito para postular y, pasa a ser la primera distorsión en la evaluación al cargo, ya que ella no tiene ninguna relación con las condiciones para desempeñarse como director puesto que es una evaluación en la disciplina (inglés, música, artes, etc.) que no tiene relación ni da cuenta de la formación en administración que debería tener para el cargo de Director. La evaluación docente encasilla al profesor en la disciplina que imparte pero eso no significa que ese docente sea especialista en administración, elaboración de proyectos, finanzas u otras materias propias del conocimiento de un administrador.

Como los directores en ejercicios no podrían postular, porque no habían sido evaluados, y, mayoritariamente perderían los cargos al postular nuevamente hubo que modificar la ley existente y se cambian las condiciones en la evaluación docente con la ley 20.903 (de encasillamiento) y quienes estaban en el cargo de Director quedaron automáticamente en el tramo de avanzado, pero ninguno de quienes formaban parte de los equipos de confianza que no hubiese sido evaluado podía postular, por tanto, con la ley 21.152  modifica nuevamente las condiciones de postulación al cargo de director y ahora lo puede hacer todos quienes hayan formado parte de los “equipos de confianza”.

Lo que no saben los profesores, es que con las modificaciones que se han hecho a la ley sólo pueden postular al cargo quienes han formado parte de los equipos de confianza. No pueden postular quienes se han perfeccionado en administración, quienes tienen la experiencia en cargos directivos y no han sido evaluados como docentes, quienes han desempeñado el cargo Directivo de Inspector General por méritos y no de confianza, además, quienes tienen años de experiencia ejerciendo la docencia y que tienen la formación en administración. Tampoco pueden postular al cargo profesores de colegios particulares que han ejercido cargos Directivos. En otras palabras, los cargos de Directores se diseñaron para una elite, de la cual, la mayoría de ellos (Directores) no han sido evaluado como docente, a pesar de que esa evaluación no sirve de nada para el cargo en sí pero tienen un plus que los demás no tienen.

Un profesor que haya accedido al cargo por méritos, tenga los perfeccionamientos y haya ejercido el cargo de Inspector General por 15 años o más, no puede postular de Director porque nunca ha sido cargo de Confianza, lo mismo ocurre con los que han ejercido cargos Directivos en Colegios particulares, sin embargo, quien ha formado parte de equipos de confianza, sin perfeccionamiento, con menos de 5 años de experiencia, sí lo puede hacer.

En suma, los profesores que se están perfeccionando para postular al cargo de Director, no saben que no podrán postular porque si no han sido equipo de confianza quedarán automáticamente fuera de la postulación al cargo. De esto, el año pasado se les hizo ver a la clase política estas aberraciones, sin embargo, ni la Ministra, ni Senadores ni Diputados se inmutó. A nadie le importó. No diré nada de la Alta Dirección Pública porque ello da para escribir varios otros artículos, denunciando las irregularidades de este organismo. Esto no sólo pasa en educación, también ocurre en otros Servicio  Públicos. Una farsa donde todos simulan, porque todos ganan de una u otra forma gracias al Estado.   Entonces, ¿Será este un motivo para tener una educación pública desastrosa?

Para conocimiento de todos informa de esto un profesor que no es de la elite.

Juan Marcos Díaz Soto

profesor de matemática y física, Magister en educación UFRO

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.