Menu

Organización de psicólogos forenses propone una solución al problema planteado por CIPER sobre los Tribunales de Familia

Foto de Redelevar.cl Foto de Redelevar.cl

La Asociación Chilena de Psicología Jurídica y Forense, se refiere a la columna de CIPER Chile en la que cuestiona la idoneidad de los profesionales y anuncia acciones concretas a corto plazo conducentes a la acreditación del psicólogo jurídico y forense. El Directorio Nacional del Colegio de Psicólogos de Chile manifestó su apoyo.

Mediante una declaración pública, la Asociación Chilena de Psicología Jurídica y Forense, se refirió a la columna que CIPER Chile publicó este 30 de agosto bajo el título “Tribunales de Familia: las graves deficiencias del sistema de peritos”. En el escrito, la asociación manifestó su preocupación por el problema planteado en el reportaje, el cual a juicio de la organización “da cuenta del escaso control y falta de regulación administrativa existente”. Por su parte, el Colegio de Psicólogos declaró compartir y apoyar lo expresado en dicha declaración.

El problema planteado por CIPER, trata sobre las deficiencias de los tribunales de familia, pero cuestionando la idoneidad de los peritos psicólogos quienes deberían actuar con mayor regulación, a juicio del medio periodístico financiado por la Fundación Soros (fundación creada por el magnate multimillonario George Soros, principal accionista de MONSANTO). “Basta con el título de psicólogo para ingresar al registro de las cortes de apelación”, dice la columna. En otro párrafo, el psicólogo Francisco Maffioletti, miembro y expresidente de la Asociación Chilena de Psicología Jurídica y Forense, denuncia que desde un punto de vista legal no existe ninguna formación necesaria además del título de pregrado. ”Hoy día un perito puede realizar un trabajo para el tribunal sólo por el hecho de ser profesional del área”, indicó Maffioletti.

La reacción del público no se hizo esperar, los comentarios de indignación a través de las redes sociales y en los foros de psicólogos generaron una serie de debates en torno al tema.  

Por su parte, Andrés Aldunate, Psicólogo de la Universidad Central de Chile y Director del Centro de Atención Psicológica Nova Sum, aludido en el reportaje de CIPER, al que se le acusa de haber cursado solo tres ramos del Magister en Psicología Clínica de la U. de Chile, consultado por EL ACONTECER, refiere que las acusaciones en su contra son falsas y respalda sus dichos con la concentración de sus notas en el Programa de Magister en Psicología Clínica de Adultos de la Universidad de Chile, un documento emitido por dicha casa de estudios en el cual figura con 9 ramos aprobados y un promedio general de 6,2 en una escala de notas de 1,0 a 7,0. “Estoy tranquilo en que no he cometido ninguna falta, pero preocupado por el daño en lo laboral que esto me puede generar” dijo Aldunate, quien está evaluando la posibilidad de interponer una querella en contra de CIPER.

Concentración de notas

El profesional fue enfático en declarar que “no es real lo que informa CIPER”, agrega que en su paso por la Universidad de Chile, “efectivamente no accedí al grado, dado que no realicé la tesis, por las razones más simples y variadas que uno quisiera exponer, pero finalicé todos los ramos, e incluso presenté y defendí el proyecto de investigación, cuestión que todos sabemos, no es posible si sólo se cursan tres ramos. El documento que adjunta CIPER Chile, da cuenta de que fui eliminado el 2015, más no despeja los motivos, y lo referido por ellos es simplemente falso”.

Mientras tanto, las diversas opiniones surgidas desde el gremio de los psicólogos hacían eco de la necesidad planteada por CIPER de la existencia de una mayor regulación. Sin embargo, también surgieron críticas hacia el enfoque que el portal expuso en su reportaje, los cuales fueron recogidos en un anterior artículo publicado por EL ACONTECER, titulado “Psicólogos responden a la columna de CIPER sobre las deficiencias de los Tribunales de Familia”, y advierten que cualquier tentativa por limitar el ejercicio profesional del psicólogo podría entenderse como un intento de segmentar el mercado.

La solución propuesta por la Corporación de derecho privado, denominada “Asociación Chilena de Psicología Jurídica y Forense”, la cual agrupa a un total de 31 socios según su página web y que figura con la dirección postal del Colegio de Psicólogos de Chile, en el último párrafo de su Declaración Pública, aprovechan la ocasión para anunciar “acciones concretas a corto plazo conducentes a la acreditación del psicólogo jurídico y forense”.

Sin embargo, es el título de Psicólogo legalmente emitido en Chile lo que habilita a estos profesionales ejercer dicha profesión en el país. Así lo dictaminó Contraloría General de la República hace menos de un año, luego de que los Psicólogos Clínicos le doblaran la mano a FONASA, organismo estatal que a través de un convenio con la Comisión Nacional de Acreditación de Psicólogos Clínicos (CONAPC), exigió por años a los psicólogos para acceder a un mayor número de bonos, el poseer la especialidad de “Psicólogo Clínico”, lo que no se ajustaba a derecho.

Decíamos en un anterior artículo que la idea de generar regímenes de acreditación no son nuevos, a parte de la experiencia antes mencionada y que afectó a la Psicología Clínica, también han surgido iniciativas similares para la Psicología Laboral. Incluso una organización sin fines de lucro, llamada “Asociación de Psicodiagnóstico de Rorschach de Chile” (APROCH), acudió en el año 2014 al Colegio de Psicólogos para que esta institución considerara la posibilidad de crear la especialidad de “psicodiagnósticadores” y el fundamento general de su propuesta fue que la aplicación de estos instrumentos requieren de una alta especialización lo cual para ellos daba pié para pensar en un sistema de certificación.

(Acta N° 05, 2014)

Efectivamente, la Psicología tiene numerosas áreas de ejercicio y especialización, y ningún psicólogo individualmente podría cubrir con idoneidad todas las áreas de desempeño posibles. Esta situación ha servido como argumento por diversos sectores para poner en entredicho la calidad en la formación de los profesionales psicólogos. A su vez, llama la atención que aun el debate no aborde la raíz del problema supuesto. Si aceptamos la idea de que la idoneidad profesional de un porcentaje de psicólogos, tiene una importante brecha por desarrollar, cabe preguntarse ¿cuál será la razón de canalizar esfuerzos en la creación de acreditaciones para esto y para lo otro, en vez de explorar y eventualmente subsanar lo que está sucediendo con la formación de pregrado que están ofreciendo las universidades?

Síguenos en facebook


Noticias Relacionadas

 

back to top
Info for bonus Review bet365 here.